Tuesday, December 07, 2021  |

By Tom Gray

MANNY PACQUIAO HA ENFRENTADO A GRANDES BOXEADORES, PERO SE TOPÓ CON SU VERDADERO NÉMESIS AL ENFRENTAR A JUAN MANUEL MÁRQUEZ

Fue un golpe asesino, y Manny Pacquiao quedó noqueado en el momento mismo del impacto.

Los elegantes espectadores del ringside, impactados por la brutalidad del golpe, supieron ahí mismo que todo había terminado.  El equipo de comentaristas de HBO supo que había terminado.  Un desconsolado Team Pacquiao supo que todo había terminado.  Sin embargo, el hombre que acababa de generar el Nocaut del Año según The Ring en 2012, Juan Manuel Márquez, se mantuvo en calma.  Luego de conectar ese corto, pero explosivo contragolpe de derecha (un golpe casi perfecto), el estelar mexicano se movió alrededor del cuerpo caído de su enemigo, caminó hacia atrás para llegar al rincón neutral, y se puso los guantes sobre las caderas.  Mientras tanto, Márquez se rehusaba a quitarle los ojos de encima a Pacquiao, quien estaba de bruces en el piso, inmóvil.  ¿Por qué? En primer lugar, Márquez es un profesional consumado, pero lo más importante fue asegurarse de que su rival más peligroso estaba acabado.  Quería verlo con sus propios ojos.

En la era moderna, la rivalidad Pacquiao-Márquez imitó la persecución de la gran ballena blanca por el capitán Ahab.  Ambos se toparon por primera vez en mayo del 2004, y mientras que Pacquiao no le mordió un trozo de pierna a Márquez (como sí lo hizo Moby Dick con Ahab, según la novela de Herman Melville), sí lo derribó tres veces en el primer round, rompiéndole la nariz en ese proceso.  Márquez sobrevivió el ataque y se recuperó para obtener un empate, pero acababa de ser humillado en esos tres minutos iniciales del pleito, y desde ese momento adoptó el rol de vengador.  Le llevarían cuatro peleas en ocho años a Márquez para finalmente clavar el arpón letal en su oponente.

Cuando el árbitro Kenny Bayless inspeccionó a Pacquiao y movió su mano para señalar el final de la cuarta pelea, la multitud del MGM Grand en Las Vegas entró en erupción.  El contingente filipino obviamente quedó devastado, mientras que la fanaticada mexicana celebraba con la misma pasión que habían demostrado cuando el legendario Julio César Chávez se recuperó de lo que parecía ser una derrota segura para finalmente noquear a Meldrick Taylor faltando dos segundos para el final, en marzo de 1990.  La descarga que sintió Márquez fue indescriptible.

Oficialmente, Pacquiao terminó al frente en la serie por 2-1-1, pero «Dinamita» había hecho su declaración de manera aplastante, y quedó más que contento con su actuación en el capítulo final.

«Nunca me tentó hacer una quinta pelea», le dijo Márquez a The Ring, enfáticamente.  «El pueblo filipino quería una quinta pelea, Pacquiao quería una quinta pelea, pero ¿para qué? Yo nunca hubiese podido igualar lo que hice en nuestra última pelea.

«Después de la cuarta pelea con Pacquiao, yo peleé con Tim Bradley (una derrota por fallo dividido en 12 asaltos) y luego hice mi última pelea (un triunfo en 12 asaltos por fallo unánime sobre Mike Alvarado en mayo del 2014).  Traté de regresar en el 2016, pero mi cuerpo no podía lidiar con el entrenamiento.  Mi rodilla estaba lesionada y mi hombro también.  Decidí no regresar, porque ya no tenía nada que probar».

Y ciertamente es así. Márquez (56-7-1, 40 nocauts) ganó títulos en cuatro divisiones, y es uno de los boxeadores con más logros en la historia del boxeo mexicano.  Tenía pactado participar de la ceremonia de presentación en el Salón Internacional de la Fama del Boxeo junto a otras leyendas como Bernard Hopkins y Sugar Shane Mosley, pero el COVID-19 se interpuso para que todo esto se transforme ahora en una enorme ceremonia doble para el 2021.  Sin embargo, la paciencia es una virtud, y Márquez probó eso de manera enfática en una de las más electrizantes rivalidades que el deporte haya visto jamás.

El gran campeón habló con The Ring sobre su serie de cuatro combates ante Pacquiao:

 

Número Uno
8 de mayo del 2004 / MGM Grand, Las Vegas • Títulos: The Ring, FIB y AMB, peso pluma

«Manny Pacquiao es un campeón especial.  Tiene velocidad, potencia, y es sigue siendo un gran boxeador.  Yo nunca me hubiese podido imaginar a un boxeador como Pacquiao, pero en esa época la gente realmente no lo conocía.  La mayoría de los fanáticos eligió a Marco Antonio Barrera como ganador (en la primera pelea ante Pacquiao) y Manny le dio a todos una gran sorpresa.  Hizo falta esa sola pelea, y Pacquiao se hizo conocido muy rápidamente.  Después de derrotar a Barrera, mi promotor me ofreció la pelea, y yo le dije ‘no te preocupes, yo puedo hacerlo.  ¡Yo puedo ganarle a Pacquiao!’ No tenía idea de que la pelea terminaría siendo así.  En el primer round yo estuve en las lonas tres veces, y no podía creer lo que estaba sucediendo.  Nunca esperé que un boxeador pudiera derribarme tres veces.  Pero me preparé mental y físicamente para esta pelea.  Yo estaba defendiendo dos títulos mundiales, y no quería soltarlos fácilmente.  Me había sacrificado mucho por ellos, y no los iba a perder en un solo round.  Tuve que hacer un ajuste, por eso (el entrenador) Nacho Beristain me dijo que le mire la mano izquierda porque Pacquiao tiene potencia y velocidad en sus golpes.  Yo cambié durante la pelea, moví mi cuerpo, comencé a conectar combinaciones, y mantuve a Pacquiao en la distancia.  El primer round fue una gran sorpresa para mí, pero yo superé a Pacquiao con mi boxeo, y terminamos empatados.  Fue una pelea cerrada, pero yo creo que gané la pelea.  Pacquiao ganó el primer asalto 10-6 con esas caídas, pero yo creo que gané nueve o 10 rounds en esta pelea».

 

Resultado: Empate

***

Número Dos

15 de marzo de 2008/Mandalay Bay, Las Vegas • Títulos: The Ring y CMB, peso ligero junior

«Yo quería probar que gané la primera pelea, y me preparé con todo nuevamente.  Nuestra primera pelea fue cerrada, los dos éramos mejores boxeadores ahora, por eso supe que la segunda pelea iba a ser difícil para mí.  Pero incluso entonces sentí que tenía que noquear a Pacquiao, porque como dicen ‘si quieres la revancha tienes que ganar por nocaut’.  Al igual que en la primera pelea, yo tuve que igualar su velocidad, conectar los golpes más claros, y mantenerlo a la distancia.  Obviamente Pacquiao es zurdo, por eso el trabajo de piernas es muy importante.  Me gusta mantener mi pie izquierdo del lado externo de su pie derecho porque necesito ganarle la posición (para quitarle el jab diestro, el gancho diestro, y la zurda en punta a Pacquiao).  Esto es muy importante a la hora de pelear con un zurdo, y eso me da la ventaja.  También, cuando ya conoces a un boxeador, necesitas trabajar en su juego.  ¿Qué técnicas van a funcionar mejor para mí?  Yo entrené fuerte con Nacho Beristain, y estábamos listos.  Le di muchos problemas a Pacquiao en la segunda pelea, y gané quizás ocho rounds.  Yo estaba conectando con potencia, y él estaba sintiendo los golpes.  Hice lo mejor que pude, pero los jueces dijeron que esa caída (en el tercer round) hizo a la diferencia, y por eso es que él ganó la pelea.  Pero si miran a los golpes conectados, si ven quién conectó más, yo creo que tuve el mayor porcentaje.  No sé qué sucedió con los jueces.  Repito, fue cerrada, pero yo hice lo necesario para ganar esa segunda pelea».

Resultado: Pacquiao DD 12

***

Número Tres
11 de noviembre de 2011/MGM Grand, Las Vegas • Títulos: OMB, peso welter

«Déjenme decirles algo:  Pacquiao me dio la revancha porque sintió que perdió la segunda pelea, y muchos fanáticos sintieron lo mismo.  La diferencia en esta pelea es que los dos estábamos más pesados (el combate se hizo en un peso intermedio de 144 libras), por lo cual tuve que cambiar mi preparación física.  Pacquiao era más grande, pero yo también era más grande, y entrené muy fuerte para transformarme en un boxeador nuevo.  Cambié mi preparación física, y fui mejor en el ring esa noche.  El plan de pelea era el mismo:  Usar la velocidad, igualar los movimientos de Pacquiao, y no pelear en una distancia cercana.  Defensivamente, moví mi cuerpo y necesité usar los contragolpes.  Yo creo que gané esta pelea claramente, y debería haberla ganado por cuatro rounds, quizás.  Nuevamente, no sé qué sucedió cuando los jueces le dieron un fallo mayoritario a Pacquiao.  Esto estaba afectando mi carrera, porque yo quería ser el mejor boxeador del mundo, libra por libra.  Y cuando la pelea terminó, (el promotor) Bob Arum me dijo ‘esto es un negocio.  Ya tendrás tu revancha.  No sé cuándo, pero ya tendrás tu revancha’. Me sentí muy enojado en ese momento, ese comentario me hizo enfurecer.  Los fanáticos en México estaban enojados, porque muchos creyeron que ese resultado fue un robo.  Yo llegué a México, y en el aeropuerto todos hablaban de eso.  No pueden imaginarse la reacción en México después de esa tercera pelea.  Yo me decepcioné mucho, pero el pueblo mexicano me apoyó».

Resultado: Pacquiao DM 12

***

Número Cuatro
12 de diciembre de 2012/MGM Grand, Las Vegas • Títulos: OMB, peso welter

«Pacquiao sabía que él había perdido la tercera pelea.  Sabía que nunca me había ganado, y esta vez quería noquearme.  Me preparé para la misma pelea:  Imitar el movimiento y la velocidad de Pacquiao.  Pero esta vez quería pegar con más fuerza.  No puedo ganar por decisión, necesito el nocaut o no ganaré.  Esta, para mí, fue nuestra mejor pelea.  Yo lo derribé en el tercer asalto, pero se puso de pie y me contragolpeó.  El error (que cometió Pacquiao) fue que amagaba y atacaba.  Amagaba, se lanzaba con todo, y tiraba golpes.  Hacía eso todo el tiempo.  Esta vez, en el 6to round, lo vi venir y le pude conectar un golpe muy duro.  Hay gente que lo llama un golpe de suerte, pero hay videos (disponibles en YouTube) donde yo conecto ese mismo golpe a un sparring en el gimnasio (y lo derribo) antes de esa pelea.  Retrocedí y usé ese golpe con Pacquiao.  Yo era uno de los mejores contragolpeadores.  Yo sabía que estaba noqueado cuando tocó las lonas.  ¡Fue increíble! Ganar esta pelea fue como ganar la primera, la segunda, la tercera… ¡todas las peleas seguidas! Fue muy importante para mí.  Lo hice por mi país, por los mexicanos.  Ni te imaginas la reacción que hubo cuando gané esa pelea, no solamente en Ciudad de México, sino en todo México.  Este nocaut compensó todas las decisiones cerradas que no me dieron.  Me gustaría agradecerle al pueblo mexicano que me apoyó en mis peleas ante Manny Pacquiao y en toda mi carrera”.

Resultado: Márquez KO 6

Alfonso Nava ayudó a coordinar esta entrevista.  The Ring agradece su asistencia.

Tom Gray es Editor Ejecutivo de The Ring Magazine. Síganlo en


READ: Juan Manuel Marquez — The Nemesis (December 2017 issue of The Ring)